Afonso Pita da Veiga

En Galifontes, o Wikisource en galego.
Saltar ata a navegación Saltar á procura

Afonso Pita da Veiga ou Alonso Pita da Veiga, nado en Ferrol cara o ano 1480, foi un militar do Reino de Galicia.

Distinción de Carlos V[editar]

Distinción emitida polo emperador Carlos V para Afonso Pita da Veiga o 24 de xullo de 1529:

Don Carlos por la divina clemencia siempre augusto, Rey de Alemania; doña Juana su madre, y el mismo Don Carlos por la gracia de Dios, Reyes de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarbes, de Algecira e de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias, Islas y Tierra-Firme del Mar Océano, Condes de Barcelona, Señores de Vizcaya e de Molina, Duques de Atenas e de Neopatria, Condes de Roisellon e de Cerdania, Marqueses de Oristan e de Gociano, Archiduques de Austria, Duques de Borgoña e de Brabante, Condes de Flandes e de Tirol. Acatando los buenos y leales servicios que Vos, Alonso Pita da Veiga, gallego, nuestro vasallo, nos habeis hecho en todas las guerras que se han ofrecido, asi en España como en Italia, donde os habeis hallado, especialmente en la batalla de Bicencio, que D. Ramón de Cardona vizrey y capitán general que fue del Católico Rey nuestro abuelo y Señor, que haya santa gloria, en el Nuestro reino de Nápoles dió contra Bartolo de Albiano, capitán general de venecianos, donde os hallastes y señalastes muy bien, y lo mismo en la batalla que Próspero Colonna, que fue Nuestro capitán general de Italia, hubo en la Vicoca, con Mr. de Escur, capitán general del Rey de Francia y de su ejército; y ansí mismo en la que D. Carlos, duque de Borbón, Nuestro capitán general que fue de Italia, y D. Carlos de Lanoy, Nuestro vizrey de Nápoles y D Francisco Hernando Dávalos de Aquicio, Marqués de Pescara, Nuestro capitán general de infantería, dieron en Gatinara al ejército de frnaceses, de que era capitán general el Almirante de Francia, donde os hallastes y señalastes, como hombre de buen ánimo y esfuerzo, de todo lo cual soy informado y certificado por cartas de los dichos Nuestros capitanes generales de Italia, y de otras personas que de allá han venido: y demás dello nos consta y es claro y notorio que en la batalla sobre Pavía, que los dichos Duque de Borbón y D. Carlos de Lanoy y Marqués de Pescara, hubieron con el Rey de Francia, donde le desbarataron y prendieron, vos, continuando vuestra lealtad y esfuerzo, y el deseo que teneis de Nos servir, peleastes como valiente hombre, y cobrastes de poder de franceses el estandarte del Serenísimo Infante D. Fernando, que agora es Rey de Ungría, Nuestro muy caro y muy amado hijo y hermano, en el cual iba la insignia del Nuestro ducado de Borgoña, y lo tomaron los dichos franceses, habiendo muerto al alférez que lo traía, en prueba de la cual hazaña, os ficimos merced de seiscientos ducados de oro; y en la misma batalla ficistes tanto que allegastes a la misma persona de dicho Rey, y fuistes en prenderle, juntamente con las otras personas que le prendieron, y vos le quitastes la manopla izquierda de su arnés y una banda de brocado que traía sobre las armas, con cuatro cruces de tela de plata y un crucifijo de la Veracruz, de lo cual el mismo Rey de Francia hizo fe y testimonio por una cédula firmada de su propia mano, y Nos vos hicimos merced por ello de treinta mil maravedies cada año para toda vuestra vida, allende de vuestro salario ordinario de hombre de armas; en memoria de lo cual, y porque los Emperadores, y Reyes, y Príncipes, acostumbre honrar y hacer mercedes a los que bien les sirven, para que en sus linajes y sucesión quede de ellos perpétua memoria, y otros a ejemplo dellos se esfuercen y animen a bien servir. Por la presente de Nuestro propio motu y ciencia cierta y poderío Real absoluto, de que en esta parte queremos usar y usamos como Reyes y Señores naturales, es Nuestra merced y voluntad de os hacer merced, y conceder y dar por armas un escudo cuarteado, el campo del cuarto de encima colorado de color sangre, y en él una manopla en señal de la que tomastes al dicho Rey de Francia, y una corona real de oro un poco más arriba de la dicha manopla; y del cuarto de abajo el campo azul con tres flores de lises de oro, que son las verdaderas armas de los Reyes de Francia; y el cuarto derecho tenga el campo colorado como el cuarto de arriba, y en él la banda subdicha con sus cruces; y el campo del cuarto siniestro asimismo colorado, y en él el dicho estandarte del Serenísimo Rey de Ungría con las armas de Nuestro ducado de Borgoña, y timbrado dicho escudo según y como y de la manera que va puesto y pintado aquí. Las cuales dichas armas vos damos y concedemos para Vos, y para vuestros hijos y descendientes nacidos y por nacer, y sus descendientes de ellos perpetuamente para siempre jamás, para que las podais y puedan traer y poner por vuestras armas y suyas en vuestros reposteros y suyos, y en las otras partes en donde las quisiereis y quisieren traer y poner libremente; sin que por ello y por ninguna causa ni razón que sea o ser pueda, vos sea ni pueda ser puesto embargo ni impedimento alguno a vos ni a los dichos vuestros hijos descendientes, , y a los suyos perpetuamente para siempre jamás; y por esta Nuestra carta o por su traslado signado de escribano público, mandámos al Ilustrísimo Príncipe D. Felipe, Nuestro muy caro y amado hijo y nieto,a los Infantes,perlados, duques, marqueses, condes, ricoshomes, maestre de la órdenes, priores, comendadores, subcomendadores, alcaides de los castillos, y casas fuertes y llanas, y a los del Nuestro consejo , presidente, oidores de las nuestras audiencias, alcaldes, alguaciles de la nuestra casa y corte y chancillerías, y a todos los consejos, y a sus tenientes, gobernadores, merinos prebostes, y otras cualquier nuestras justícias y jueces destos reinos y señorios, y a cada uno y cualquier dellos en sus lugares e jurisdicciones, que vos dejen y consientan a vos, y a los dichos vuestros hijos nacidos y por nascer, y a sus descendientes para siempre jamás, traer y tener y poner por vuestras armas las subsodichas, según como dicho es; y que en ello ni en parte dello embargo ni contrario alguno vos no pongan ni consientan poner; y vos guarden y cumplan esta dicha Nuestra carta y la merced en ella contenida; y contra ella ni contra cosa alguna ni parte de ella no vallan ni pasen, ni consientan ir ni pasar en tiempo alguno ni por alguna manera, sopena de la Nuestra merced y de diez mil maravedíes para Nuestra cámaraa cada uno que lo contrario hiciere; e demás mandamos al home que les esta Nuestra carta mostrare, que les emplace que parezcan ante Nos en la Nuestra corte del día para que los emplazaren fasta quince días primeros siguientes, so la dicha pena; so la que mandamos a cualquier escribano público, que para esto fuere llamado, que dé ende al que se la mostrare testimonio signado, con su signo, porque Nos sepamos como Nuestro mandado se cumple- Dado en Barcelonaa 24 de Julio, año del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de 1529 años-Yo el Rey-Yo Pedro de Casasola, secretario de sus Cesáreasy Católicas Majestades, la fice escribir por su mandato-Idiaquez.